Cómo almacenar miel cruda y evitar la cristalización

Miel. Este edulcorante hecho con abejas es un elemento básico en todas las cocinas.

tarro abierto de miel, cucharón de miel

Pero, ¿dónde está en la cocina? ¿Deberías almacenar miel en tu refrigerador? ¿Congelador? ¿Junto a tu té y especias?

Alguien me dijo una vez que “la miel nunca se echa a perder”. Pero eso no significa que no haya una forma correcta de almacenarlo.

Antes de sumergirnos en cómo mantener la miel fresca, primero debemos examinar qué es realmente este amado edulcorante y cómo se hace.

¿Qué es la miel y cómo se hace?

En pocas palabras, la miel es el alimento que las abejas guardan para el invierno. Cuando el néctar de las flores es menos abundante y las condiciones dificultan la navegación de las abejas, se llenan el estómago con esta comida casera.

Como la mayoría de los edulcorantes, la miel se compone principalmente de carbohidratos. Alrededor del 82% de la miel son carbohidratos, y la mayor parte se deriva de la fructosa y la glucosa. Entonces tiene sentido que se use como edulcorante.

Pero no son solo esas simples y altas concentraciones de azúcares. La miel también se compone de agua, vitaminas, antioxidantes, enzimas y minerales. Puede encontrar un tesoro de valiosas vitaminas y minerales en la miel: potasio, cloro, azufre, calcio, sodio, fósforo, magnesio, sílice, hierro, manganeso, cobre, B6, tiamina, riboflavina, ácido pantoténico y niacina. ¡Ni siquiera agote la lista completa!

A partir del néctar de las flores, estas partes se unen para formar el líquido dorado espeso y pegajoso que todos amamos. El proceso para llegar allí implica la cosecha, la regurgitación, la actividad enzimática de la abeja y la evaporación del agua.

Las abejas tienen un estómago especial llamado cosecha de miel diseñado para mezclar el néctar con enzimas que transforman su composición química y pH, haciéndolo más adecuado para el almacenamiento a largo plazo. Cuando la abeja recolectora regresa a la colmena, transfiere el néctar procesado a las abejas domésticas a través de la regurgitación.

Esta transferencia se repite una y otra vez durante unos 20 minutos. Luego, las abejas domésticas dejan caer la (casi) miel en un panal y comienzan a secarla abanicándola con sus alas. La deshidratación de la miel la prepara aún más para la conservación, y el bajo contenido de agua dificulta el crecimiento de bacterias.

Post relacionado  Cómo hacer palomitas de maíz infladas con aire: una receta fácil y saludable

Una vez que la miel está lo suficientemente seca, la abeja segrega líquido de su abdomen para sellar el panal. Esta sustancia finalmente se endurece y se convierte en cera de abejas, bloqueando la miel seca para obtener condiciones óptimas de almacenamiento.

Ese producto terminado es lo que consideramos “miel cruda”. Y está hecho para durar. Pero una vez que la abeja termina el proceso de producción, depende de ti almacenar tu miel adecuadamente y mantenerla fresca.

Cómo almacenar miel, de la manera correcta

Lo creas o no, la miel tiene una vida útil increíblemente larga. Si se almacena correctamente, esencialmente puede permanecer en buen estado durante décadas, a veces incluso más. Compuesto principalmente de azúcares, es conocido como uno de los alimentos estables más naturales que existen. Según la Junta Nacional de la Miel, la mayoría de los productos de miel tienen una fecha de caducidad o fecha de caducidad de alrededor de dos años.

La vida útil impresa en el frasco se realiza principalmente con fines prácticos, específicamente porque ciertas condiciones de almacenamiento pueden hacer que la miel sea vulnerable a cambios físicos y químicos. Sin embargo, si la miel se envasa y almacena correctamente, ¡puede conservar su frescura durante siglos! Aquí hay algunos consejos útiles para el almacenamiento de miel.

Guarde su miel en un frasco de vidrio hermético ubicado en un área fresca y seca lejos del sol o cualquier aparato que produzca calor en su cocina. Cuando la miel se expone a la luz solar excesiva oa altas temperaturas, puede oscurecerse y perder su aroma y sabor fresco. El mejor lugar para almacenar miel es en la despensa de la cocina a una temperatura que oscile entre 50 y 70 grados Fahrenheit. NO debe guardar la miel en el refrigerador ni en ningún lugar de la cocina donde esté expuesta a altas temperaturas.

El frasco debe ser hermético para mantener estable el contenido de agua de la miel y evitar la cristalización (no hay suficiente agua) o la fermentación (demasiada agua). Si introduce incluso una cantidad minúscula de contenido de humedad en la miel, puede causar fermentación y disminuir la calidad de su miel.

Post relacionado  Cómo almacenar frutas y verduras sin plástico

En una situación ideal, debe almacenar la miel en el frasco original en el que vino. Si necesita un nuevo recipiente de almacenamiento, le recomendamos que lo guarde en un frasco de vidrio hermético (como un tarro de albañil), porque algunos plásticos todavía permitir la pérdida de agua e incluso filtrar productos químicos en su miel. El plástico HDPE es una buena alternativa si no tiene una opción de vidrio. Los recipientes de acero inoxidable están bien para el almacenamiento a granel a largo plazo, pero NUNCA almacene su miel en otros metales porque la corrosión la contaminará.

¿Qué pasa si la miel se cristaliza?

Incluso si se almacena perfectamente, es posible que la miel se cristalice y se vuelva turbia si se deja afuera con el tiempo o se pone a temperaturas frías. Está bien. Es perfectamente normal que la miel se cristalice. No se ha estropeado ni ha perdido calidad. La cristalización es en realidad un signo de miel pura. Tienes las cosas reales.

Si no le gusta el aspecto o la textura de la miel cruda en conserva, simplemente arroje su tarro de albañil sobre el mostrador para que el sol lo golpee. La exposición al sol licuará la miel cruda cristalizada sin dañar las enzimas encerradas en su interior.

Si le falta luz natural, o simplemente quiere miel utilizable un poco más rápido de lo que el sol puede proporcionar, entonces hay otras opciones. Deje caer el recipiente de miel en un poco de agua caliente hasta que desaparezcan los cristales. ¡Pero ten cuidado de no dejarlo demasiado tiempo! Puede pasteurizar accidentalmente su miel y matar los nutrientes encerrados en su interior.

Afortunadamente, la miel puede alcanzar una temperatura de 120 Farhenheit y aun así considerarse cruda. Al igual que el agua, que hierve a 212 Farhenheit, hay mucho margen de error.

Si no le importa matar los nutrientes y las enzimas de la miel que se cristaliza, entonces puede calentar el agua hirviendo. Pero en ese momento, simplemente está convirtiendo su miel cruda en miel pasteurizada, y es mejor que compre miel procesada desde el principio.

Post relacionado  Receta Fácil de Pan de Masa Madre de Trigo Integral

Para aquellos que prefieran evitar usar el método de la estufa, también pueden colocar miel cristalizada en un recipiente con agua tibia, aunque es probable que ese método tarde más en licuar la miel. No lo pongas en el microondas, ya que este ambiente puede calentarse rápidamente y es difícil de controlar.

Para evitar que la miel se cristalice por completo, técnicamente puedes almacenarla en el congelador y descongelarla cuando estés lista para usarla. Tenga en cuenta que la miel se expande cuando está congelada, así que asegúrese de que haya espacio en el recipiente o frasco para dar cuenta de ese crecimiento. Cuando esté listo para descongelarlo, simplemente déjelo en el mostrador de la cocina a temperatura ambiente.

Miel Procesada vs Miel Cruda

Además de cómo almacena la miel, otro factor importante es si está procesada o cruda.

Si no está familiarizado con la pasteurización, es el proceso de tratar los productos alimenticios con calor (generalmente a menos de 212 grados Fahrenheit) para eliminar patógenos y prolongar la vida útil. Los artículos comúnmente pasteurizados son la leche, los jugos de frutas, la cerveza, el jarabe y los productos enlatados. Para cada uno de estos productos, puede encontrar un argumento a favor y en contra de la pasteurización.

Para pasteurizar la miel, caliéntala a 158 grados Fahrenheit y luego enfríala rápidamente. Este proceso, aunque produce miel estéticamente agradable, destruye todas las bacterias beneficiosas, enzimas, polen, antioxidantes, vitaminas y minerales que se encuentran en la miel cruda.

Incluso la miel procesada tiene sus peculiaridades cuando se trata de almacenamiento. Mantenga su miel procesada a temperatura ambiente (64-75 grados) o congélela para almacenamiento a largo plazo. El daño por calor a la miel es acumulativo y la miel procesada ya se ha calentado mucho.

Haz tu mejor esfuerzo para mantenerlo fresco. ¡Al menos no tienes que preocuparte por la cristalización!

Cómo almacenar miel: una breve y dulce conclusión

Cuando compra un tarro de miel fresca, la solución de almacenamiento es sencilla y bastante sencilla. Coloque su frasco en el gabinete de su cocina o despensa, manténgalo alejado de la luz solar y el calor, y asegúrese de que la tapa esté bien sellada. Si sigues estos sencillos pasos, ¡tu miel debería durarte toda la vida!

Deja un comentario