Fragancias naturales: ¿son realmente naturales y seguras?

Cuando dejas caer una mezcla de aceites esenciales en tu difusor o rocías un poco de perfume sobre tu piel, tus fosas nasales se inundan con una dulce fragancia.

imagen de la característica de las cintas de las botellas de perfume

Desde la época del antiguo Egipto, los humanos han disfrutado y se han beneficiado de las fragancias de origen natural. Hoy en día, las fragancias se utilizan en perfumes, productos para el cuidado personal, artículos de tocador, productos de limpieza y muchos otros bienes de consumo.

Al mirar la parte posterior de la etiqueta de un producto en el empaque de su perfume o colonia, es posible que encuentre las palabras «fragancia natural» o «fragancia», pero es probable que no reciba más información sobre el origen del aroma único.

En el misterioso mundo de las fragancias, puede ser difícil distinguir entre los aromas producidos de forma natural y sintética.

Entonces, ¿qué es una fragancia natural y cómo se produce? Además, ¿es mejor para ti y para el medio ambiente que una fragancia sintética? Siga leyendo para averiguarlo.

¿Qué es la fragancia natural, exactamente?

Según la definición de la Asociación Internacional de Fragancias (IFRA), las fragancias naturales son compuestos complejos derivados de compuestos aromáticos naturales que se extraen de las plantas sin alterar la estructura química. Los ingredientes que se encuentran en las fragancias de origen natural incluyen aceites esenciales, oleorresinas, destilados, fracciones y aislados.

Es importante reiterar que, si bien las fragancias naturales a veces se fabrican en el laboratorio, se derivan de componentes aromáticos naturales que no se alteran químicamente ni se fabrican con materiales artificiales.

En el caso de los perfumes naturales, por ejemplo, estos productos se elaboran principalmente con compuestos aromáticos derivados de materiales vegetales, como flores, madera, hojas, así como esencias animales. El perfume natural puede contener aislados, mezclas de aceites esenciales, absolutos, resinas, ceras, etc. A diferencia de los perfumes sintéticos, que tienen un olor más potente, se sabe que el perfume natural emite un aroma más sutil, parecido al de una planta.

Más allá de la industria de los perfumes, la industria alimentaria y los productores de productos de belleza también están interesados ​​en utilizar sabores y aceites de fragancias de origen natural. Seamos realistas, todos nos sentimos un poco más cómodos usando productos hechos con «sabores naturales», ya que parecen ser más saludables y más ecológicos que los productos que contienen ingredientes artificiales.

Post relacionado  ¿De qué está hecha la pasta de dientes? | Ingredientes comunes

De acuerdo con las regulaciones de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. para productos cosméticos, los aceites y sabores de fragancias pueden enumerarse simplemente como «fragancia» o «sabor» para evitar revelar «secretos comerciales». En otras palabras, estas reglas significan que las empresas no tienen que revelar la fórmula exacta que han utilizado. Sin embargo, cuando vea «fragancia natural» en el empaque, puede estar seguro de que el ingrediente se deriva de aislados de plantas, aceites esenciales, resinas, etc.

Con esa breve introducción, repasemos cómo se producen e implementan estas fragancias en perfumes naturales, productos para el cuidado personal, jabones, velas y más.

¿Cómo se producen las fragancias naturales?

Durante los últimos años, los productos “naturales” han despegado y las fragancias no son una excepción. Las marcas suelen ser más transparentes cuando se trata de enumerar los ingredientes en los que confían para producir aromas agradables. Debido a que estos fabricantes cosechan una lista corta de materiales orgánicos, generalmente plantas, pueden imprimir el nombre de cada sustancia en la parte posterior de sus productos.

Los aromas de marca naturales tienden a ser más ligeros, una excelente opción para las personas que desean algo detectable pero no fuerte. Sin embargo, el olor real no es muy diferente.

Ha habido muchas menos quejas relacionadas con la salud sobre las fragancias naturales, pero las personas aún pueden tener reacciones a ellas. Los «extractos naturales», incluidas las fragancias, pueden desencadenar alergias, según el Environmental Working Group y los CDC.

Los materiales vegetales pueden dar menos miedo que los productos químicos, pero recuerda que la hiedra venenosa y el roble venenoso también son plantas. Natural no significa necesariamente seguro.

Cuando las marcas deciden fragancias que creen que son inofensivas y satisfarán a sus clientes, utilizan un método de extracción que ayuda a obtener el aroma. Estas son las técnicas más comunes:

  1. Destilación al vapor:el vapor de agua transporta fragmentos de material orgánico a un matraz de condensación donde los líquidos se separan
  2. Prensado en frío:un método puramente mecánico que es popular para extraer aceite de las semillas
  3. Expeller presionando:un proceso mecánico que ocurre en un solo paso y depende del calor de la fricción, funciona bien para nueces y semillas más duras
  4. Refinación:lavar los materiales con un solvente que ayude a descomponerlos
  5. RBD:refinación, blanqueo y desodorización
  6. Deshidración:eliminar el agua para hacer que las sustancias sean más fáciles de extraer

¿Cuánto cuestan estas fragancias?

La desventaja es que estos procesos suelen consumir más tiempo y ser más costosos que la síntesis. Para obtener ganancias, las empresas a menudo necesitan cobrar precios superiores por sus productos y servicios.

Post relacionado  Cenas dominicales con Geri Hirsch

No obstante, es posible que las marcas naturales tengan precios comparables a los competidores sintéticos, según David Pollock, un gurú de la belleza que ha desarrollado fragancias para las principales marcas y es presidente de Brand Labs USA.

“La clave para una marca o fabricante más grande es comprar en volumen y usar las fuentes correctas”, dijo Pollock.

Para las pequeñas empresas que fabrican fragancias derivadas de plantas, puede ser un desafío mayor bajar sus precios. Por otro lado, estas marcas suelen ser más éticas y pueden brindar un mayor nivel de servicio al cliente y responsabilidad.

Los pros y los contras de las fragancias naturales

Gráfico de pros y contras de fragancias naturales vs sintéticas

Signature Scents by Hand, una marca con sede en Brooklyn, fabrica aromas que, según afirman, son orgánicos, libres de crueldad animal, 100 % hechos a mano y aptos para veganos. Estas etiquetas equivalen a una promesa de que las personas pueden comprar sus productos orgánicos sin preocuparse por las pruebas en animales o los productos químicos misteriosos.

La fundadora Kabrea Thomas dijo: “Creo que mis consumidores eligen lo natural sobre lo sintético porque son más cautelosos. Precavidos por ellos mismos y por sus familias. Creo que una vez que te educas en estas cosas, te vuelves más consciente de qué fragancias preferirías usar”.

Algunas marcas naturales todavía prueban sus ingredientes en animales, pero la práctica es menos común que en la industria de los productos sintéticos. Es mejor investigar cada empresa en lugar de confiar en que las marcas también serán éticas.

Fragancias sintéticas: ¿en qué se diferencian?

En términos del delicioso olor que ofrecen, así como de su composición química, las fragancias naturales y sintéticas son bastante similares. Las diferencias radican en cómo se fabrican, cuánto cuestan y a qué tipo de consumidores atraen. Mientras que las fragancias hechas sintéticamente son baratas y proporcionan un aroma potente, el proceso exacto de producción está envuelto en controversia.

Las fragancias sintéticas están diseñadas para imitar los olores naturales, aunque a menudo duran más y son más potentes. Una fragancia sintética que reproduzca el aroma de una naranja, por ejemplo, a menudo contendrá muchas de las mismas sustancias químicas que la fruta real. Los productos químicos restantes son secretos comerciales invaluables, junto con algunos ingredientes y conservantes comunes pero controvertidos, como los parabenos.

Los químicos crean estas fragancias artificiales en un laboratorio experimentando con miles de productos químicos hasta que encuentran una combinación que produce ese aroma perfecto. Estos químicos individuales son tan pequeños que incluso un número tan alto de ellos suma menos del 0.01% de los ingredientes en un producto. Una sola molécula puede marcar la diferencia entre un aroma característico y un olor desagradable.

Post relacionado  ¿El café molido se estropea? Consejos de almacenamiento para ayudar a prolongar la vida útil del café

A pesar de los millones de dólares que la industria de las fragancias sintéticas gasta en investigación y desarrollo, sus productos tienden a costar menos que sus contrapartes naturales. Esta brecha de precios existe principalmente porque es más fácil producir fragancias sintéticas en masa. Una vez que la fórmula está baja, los fabricantes pueden producir rápidamente miles de productos sin tener que reunir más materias primas de origen vegetal.

Debido a que estas fragancias artificiales son más baratas de producir y brindan un aroma más potente, la mayoría de los productores de perfumes prefieren usarlas en lugar de la opción natural. Sin embargo, muchos consumidores afirman que las fragancias sintéticas pueden desencadenar alergias y reacciones en la piel. Sin embargo, los investigadores, químicos y funcionarios de salud pública no han llegado a un consenso sobre si estos ingredientes son problemáticos.

“No podemos decir con seguridad que las fragancias están causando estas reacciones”, dijo Lizzy Trelstad, química de Beaker que ha trabajado con marcas de fragancias tanto sintéticas como naturales.

La AAD estimó que solo el 1% de las personas tienen alergias a las «fragancias». No obstante, el debate ha asustado a un subconjunto relativamente grande de consumidores que alguna vez disfrutaron de fragancias sintéticas.

Otra controversia es que es común que las marcas de fragancias sintéticas prueben en animales. Hay al menos ocho grandes marcas de belleza que mantienen esta práctica, según PETA. Este problema, junto con los problemas de salud antes mencionados, ha llevado a los consumidores a buscar alternativas.

¿Cuál es el mejor para ti?

Con esta información en mente, ahora puede tomar decisiones bien informadas al comprar un nuevo perfume o producto de belleza. Si prefiere más aroma por menos dinero, lo más probable es que el sintético sea su mejor opción. Una muestra rápida de perfume mostrará si su cuerpo puede manejar los químicos.

Para los consumidores cuidadosos que quieren algo más liviano y no les importa el costo adicional, opte por un perfume o producto de belleza que contenga fragancias de origen natural, como aceites esenciales. Si investiga los ingredientes específicos y se asegura de no ser alérgico a ninguno de ellos, todo debería estar bien.

Independientemente de si la marca afirma ser natural u orgánica, puede buscar la empresa para ver si realizan pruebas en animales. En última instancia, se trata de elegir algo que se ajuste a su presupuesto y se alinee con sus valores.

¿Querer aprender más? Eche un vistazo a nuestras publicaciones sobre «Cómo comprar perfume sostenible» y «Qué significa realmente ‘sin fragancia'».

Deja un comentario