Comidas saludables, sin cocinar: una revisión de Kettlebell Kitchen

Absolutamente odio cocinar. Me estresa más que cualquier otra cosa, y apesto.

dos tazones, tomates, judías verdes, arroz, nueces, pescado

La paradoja es que quiero comer sano y cocinar alimentos integrales suele ser la mejor manera de hacerlo.

Durante un tiempo, mi pareja y yo implementamos un gran sistema: yo hacía todas las tareas excepto cocinar, ella hacía la mayor parte de la comida y yo la ayudaba. Estábamos pasando tiempo de calidad juntos, y su presencia me tranquilizó lo suficiente como para hacer frente al estrés ocasional.

La mayoría de nuestras cenas provinieron de Blue Apron, y teníamos tiempo en nuestros horarios para cocinar durante la mayoría de las noches. Luego conseguimos nuevos trabajos. El de ella en particular requería más horas. Para cuando ambos estábamos en casa y listos para cocinar, era muy tarde y estábamos agotados. Queríamos poder comer algo saludable en el momento en que nos dejáramos caer en el sofá.

Mientras buscaba una solución, recordé Kettlebell Kitchen. Hace unos años, uno de mis compañeros de trabajo lo había usado para sus almuerzos. Todos los días de trabajo pasaba por el gimnasio más cercano, compraba una comida, la calentaba y la masticaba.

No soy miembro de un gimnasio y definitivamente parece que soy diferente de su cliente ideal. No obstante, fue el único servicio legítimo que pude encontrar que entregaba comidas saludables y balanceadas que simplemente podía calentar y comer.

Una vez que supe que entregan comidas tanto a domicilio como a gimnasios, me inscribí y probé. La interfaz de usuario no era sorprendente y, a veces, estaba un poco confundido. Principalmente fue que tuve problemas para hacer cambios después de haber confirmado un pedido o suscripción.

Post relacionado  Cómo hacer que la harina dure más tiempo

Afortunadamente, la empresa cuenta con un equipo de atención al cliente estelar que estuvo allí para mí durante todo el proceso. Además, no soy experto en tecnología, así que toma mi comentario con pinzas.

También tienen excelentes repartidores. Tengo la teoría de que los ejecutivos de Kettlebell Kitchen instruyen a sus repartidores para que tengan un enfoque de servicio al estilo de Batman.

Cada vez que recibo un pedido de Kettlebell Kitchen, la bolsa está afuera de mi puerta y no hay nadie a la vista. Te avisan que van a venir, pero todavía tengo que interactuar con un repartidor. Las entregas siempre llegan a tiempo, y no tengo que preocuparme de que alguien toque o me pida que abra la puerta cuando estoy en medio de algo.

Kettlebell Kitchen tiene planes de alimentación basados ​​en objetivos relacionados con la forma física, la pérdida de peso y la nutrición. Uso el ejercicio principalmente como una forma de mantener mi energía, mantener mi peso y ayudar con el sueño y la ansiedad. Basado en esta mentalidad, pensé que el plan de pérdida de grasa era lo mejor para mí.

Desde entonces, han cambiado los nombres de sus planes de comidas. La pérdida de grasa es ahora el Plan Slim.

Los clientes con planes de comidas tienen la opción de una llamada de consulta gratuita de 30 minutos con un nutricionista de Kettlebell Kitchen. No aproveché este beneficio, pero estoy seguro de que es excelente para las personas que desean consejos adicionales.

En cuanto a las comidas en sí, todas ellas son sanas, equilibradas y abundantes. Aquí están algunos de mis favoritos:

  • Esencial del culturista con batata
  • Pollo Primavera sobre Fideos de Zanahoria
  • Atleta Miel Mostaza Pollo Con Arroz
Post relacionado  ¿Las palomitas de maíz en el microondas son malas para ti?

En términos de sabor, no esperes que sepa tan bien como algo recién cocinado. Sin embargo, no me refiero a ese consejo como una crítica.

Blue Apron me tomó una hora para cocinar, y había mucho que limpiar y lavar los platos. Kettlebell Kitchen lleva unos minutos y parece tener el mismo valor para la salud, por lo que es natural que haya algún tipo de compensación.

El precio variará dependiendo de lo que pidas. Incluyendo el envío y la entrega a mi casa, el servicio me costó alrededor de $100 a la semana por seis comidas. Eso no es barato por ningún tramo de la imaginación, pero para mí valió la pena. Puedo comer saludable sin cocinar, y tener todas las comidas en mi refrigerador reduce cuánto salgo por comida que es más cara.

Mi historia muestra que Kettlebell Kitchen no es solo para personas a las que les encanta hacer ejercicio. Es para cualquiera que quiera ahorrar tiempo, y tal vez evitar cocinar, sin sacrificar una dieta saludable.

Deja un comentario