Efectos secundarios de la deficiencia de vitamina D en adolescentes

Cuando era adolescente, era malhumorado, desinteresado y, en general, terco. Suena bastante típico, ¿verdad?

tres adolescentes mirando la pantalla del portátil

A medida que crecía, comencé a preocuparme por mi falta de energía y dolores corporales. Después de consultar a mi médico, supe que era uno del 40% de los adultos estadounidenses que tenían deficiencia de vitamina D.

Los efectos de esta deficiencia de vitaminas pueden ser sutiles y difíciles de precisar.

Es posible que esté notando los rasgos que experimenté en su adolescente o niño. Algunos de los efectos de la deficiencia de vitamina D en adolescentes y niños son depresión, irritabilidad y dolores y molestias.

Si le preocupan los niveles de vitamina D en su hijo adolescente o niño, es posible que se sorprenda de la precisión con la que este artículo coincide con los síntomas de su hijo.

La deficiencia de vitamina D es terriblemente común

Está establecido que la deficiencia de vitamina D es una epidemia en los países del Medio Oriente y el sudeste asiático debido a la falta de alimentos fortificados y una mayor pigmentación de la piel. Las enfermedades asociadas con niveles bajos de vitamina D en los niños, como el raquitismo, también son comunes en los países subdesarrollados.

Pero, ¿y en los Estados Unidos?

Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud (NIH), la deficiencia de vitamina D en niños de 6 a 12 años sigue siendo “muy común”. De hecho, un estudio del NIH encontró que aproximadamente 7,6 millones de niños y adolescentes en los EE. UU. tienen niveles séricos de 25-hidroxivitamina D de 12 ng/ml o menos.

Otro estudio mostró que de 307 adolescentes evaluados en Boston, el 42 % tenía algún nivel de deficiencia de vitamina D. De hecho, el 26% tenía una deficiencia severa.

En otras palabras, incluso los niños aparentemente sanos que comen dietas bien balanceadas pueden estar en riesgo de padecer esta deficiencia.

Post relacionado  ¿El gel de aloe vera caduca alguna vez?

¿Cuáles son los factores de riesgo?

La deficiencia de vitamina D va y viene con las estaciones, y la primavera y el invierno hacen que los niveles de vitamina D bajen debido a la falta de luz solar y al tiempo reducido que se pasa al aire libre.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Vivir más lejos del ecuador
  • Tener una alta pigmentación, evitando que la luz solar sea absorbida.
  • Usar protector solar con frecuencia (aunque obviamente eso es algo bueno)
  • Quedarse adentro para ir a la escuela o al trabajo
  • Comer una dieta baja en vitamina D

Por qué la vitamina D es un nutriente esencial, especialmente en los adolescentes

La vitamina D es la única vitamina que actúa como una hormona, permitiendo que los nutrientes vitales entren en las células. Como resultado, la vitamina D es esencial para los huesos, el cerebro, el corazón, los dientes, los pulmones y la estructura musculoesquelética de su hijo.

Esta vitamina increíblemente crucial mejora la salud ósea al promover la absorción de calcio y fósforo, lo que hace que los dientes y los huesos estén más saludables. También ayuda a regular el crecimiento celular y fortalece el sistema inmunológico.

La vitamina D generalmente se agrega a la leche porque permite que el calcio fortalezca las células óseas a través de la absorción. También puede ayudar a regular los niveles de insulina y fortalecer el sistema inmunológico de su hijo.

Debido a que la leche materna contiene niveles bajos de vitamina D, se recomienda que los bebés amamantados reciban un suplemento adicional. Los bebés alimentados con fórmula tienen menos probabilidades de necesitar un suplemento porque la vitamina D generalmente se agrega a la fórmula infantil.

Efectos a corto plazo de la deficiencia de vitamina D

Fatiga crónica, falta de energía

La fatiga crónica es una queja comúnmente escuchada entre los médicos de atención primaria. Una falta general de energía puede afectar el trabajo escolar, las relaciones y el estado de ánimo.

En el primer ensayo doble ciego aleatorizado de participantes por lo demás sanos con deficiencia de vitamina D, los investigadores demostraron que el grupo que recibió suplementos de vitamina D reportó niveles significativamente más altos de energía que el grupo placebo después de solo cuatro semanas de tratamiento.

Tener un resfriado o gripe con frecuencia

¿Parece que su hijo se enferma con más frecuencia de lo normal? Claro, a algunos niños les gusta hacer novillos, pero sus frecuentes náuseas en realidad pueden ser la causa de la deficiencia de vitamina D.

Se ha demostrado que la vitamina D promueve la capacidad del sistema inmunitario para prevenir enfermedades como el resfriado común y la influenza A.

Post relacionado  Los 8 mejores aceites esenciales para los síntomas del resfriado y la gripe

Dolor óseo, articular y muscular

Según la Clínica Mayo, los huesos no pueden absorber el calcio sin la presencia de vitamina D. La ausencia de calcio puede provocar molestias y dolores en los huesos, las articulaciones y los músculos de su hijo.

Algunos pueden pensar que simplemente necesitan más calcio para lidiar con el dolor óseo o muscular, pero una insuficiencia desconocida de vitamina D en realidad puede estar impidiendo que el cuerpo use adecuadamente el calcio existente.

Ansiedad y depresión

La vitamina D afecta el sistema nervioso y el estado de ánimo, especialmente en personas que sufren de trastorno afectivo estacional (SAD). Este estudio encontró que las personas con depresión estacional se beneficiaron de la suplementación con vitamina D y la fototerapia.

Un estudio de 2012 analizó la relación entre la depresión en adolescentes con niveles bajos de vitamina D y encontró que 54 adolescentes deprimidos tenían, de hecho, deficiencia de vitamina D. Afortunadamente, sus síntomas mejoraron con la suplementación con vitamina D.

Raquitismo

Si bien está casi erradicada en los EE. UU., la deficiencia severa de vitamina D en bebés y niños puede provocar una enfermedad llamada raquitismo. El raquitismo es un trastorno óseo que produce piernas arqueadas. Otros síntomas del raquitismo en los niños incluyen espinas curvas, pecho de paloma, así como deformidades en el cráneo y la pelvis.

Efectos a largo plazo de la deficiencia de vitamina D

Osteoporosis

Una falta crónica de vitamina D puede conducir a la osteoporosis en adultos. Osteoporosis en latín significa “hueso poroso”. Según la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF), la osteoporosis aumenta en gran medida el riesgo de fracturas óseas, especialmente a medida que envejecemos.

Diabetes

Se ha demostrado que los niveles bajos de vitamina D aumentan el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Esta vitamina juega un papel importante en la regulación de los niveles de insulina en el cuerpo de su hijo. Es más probable que los niveles de azúcar en la sangre de su hijo aumenten si no tienen suficiente vitamina D. Con el tiempo, este aumento puede provocar diabetes.

Signos y síntomas de la deficiencia de vitamina D

La deficiencia de vitamina D puede ser difícil de detectar en niños y adolescentes. Muchos de sus signos y síntomas pueden atribuirse erróneamente a los dolores de crecimiento, la pubertad y los efectos de un estilo de vida activo.

Si su hijo presenta uno o más de estos síntomas, es posible que en realidad sufra una deficiencia de vitamina D.

Esto es lo que debe buscar:

  • Fatiga o cansancio frecuente
  • Dolor de huesos, articulaciones o músculos
  • enfermedad frecuente
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Aumento de peso
  • Perdida de cabello
Post relacionado  Baño de bicarbonato de sodio: beneficios, cómo hacerlo y más

Cómo prevenir los efectos de la deficiencia de vitamina D en adolescentes y niños

Si cree que su hijo puede tener niveles bajos de vitamina D, existen algunas formas de controlar y tratar esta deficiencia de vitamina.

Hazle un análisis de sangre a tu hijo

Su médico puede facilitarle a su hijo un simple análisis de sangre de 25-hidroxivitamina D. Idealmente, los niveles de vitamina D de su hijo deben estar entre 40 y 80 ng/mL. 20 ng/ml y menos se considera deficiente.

Según Hodges, muchos médicos, incluidos los de Johns Hopkins, ahora piden que todos los niños sean examinados para detectar la deficiencia de vitamina D.

Solo asegúrese de consultar primero con su proveedor de seguro médico, ya que es posible que este análisis de sangre específico no esté cubierto.

Agregue vitamina D al plan dietético de su hijo

La vitamina D no se encuentra en muchos alimentos, por lo que es difícil asegurarse de que su hijo reciba la dosis suficiente.

Afortunadamente, los suplementos de vitamina D de venta libre facilitan que su hijo obtenga toda la vitamina D que necesita diariamente. Las dos formas más importantes son la vitamina D2 y la vitamina D3. Mientras que la vitamina D3 se encuentra principalmente en alimentos de origen animal, la vitamina D2 proviene de alimentos de origen vegetal y es más barata de producir.

La dosis recomendada de ingesta de vitamina D para niños de 1 a 13 años es de 600 UI, siendo la dosis máxima de 3000 UI. Los niños de 14 a 18 años y los adultos deben tomar entre 600 UI y 4000 UI, siendo la dosis recomendada de 2000 UI diarias.

También puede agregar alimentos ricos en vitamina D a la dieta de su hijo. Éstas incluyen:

  • Pescados grasos como el salmón y el atún
  • Camarón
  • Queso
  • Leche, cereal, yogur y jugo fortificados
  • Yemas de huevo
  • Hongos

Saque a su hijo al aire libre y aumente la exposición al sol

Por último, su hijo puede obtener más vitamina D al pasar solo 10-15 minutos por día al aire libre bajo la luz solar directa. El cuerpo de su hijo convierte el colesterol en vitamina D cuando los rayos UVB tocan su piel.

Por supuesto, la cantidad de vitamina D que su hijo obtiene de la exposición al sol aún depende de su nivel de pigmentación. Es posible que necesite más tiempo bajo el sol si tiene la piel más oscura. Los niños del Medio Oeste también pueden tener dificultades para aprovechar los beneficios de la exposición a la luz solar porque no están expuestos a ella con tanta frecuencia.

Demasiado sol es un factor de riesgo para el daño de la piel y el cáncer de piel. El protector solar químico bloquea los rayos UVB y el protector solar mineral bloquea todos los rayos UV, lo que dificulta el equilibrio entre recibir vitamina D y proteger la piel de su hijo del daño solar.

No seas deficiente en conocimientos: aquí está la comida para llevar

La mejor protección contra la deficiencia de vitamina D en adolescentes y niños es la suplementación diaria con una cápsula de vitamina D de venta libre. Si bien su hijo puede recibir dosis saludables del sol y la dieta, es difícil asegurarse de que pueda proporcionar una dosis diaria suficiente. En este caso, el enfoque artificial está bien, e incluso se recomienda.

Deja un comentario