Cómo limpiar profundamente el cabezal de la ducha de forma natural: consejos y trucos

Aprenda cómo limpiar un cabezal de ducha y desatascar chorros de rociado en unos pocos pasos simples, sin los productos químicos.

Cabezal de ducha en ducha con azulejos

Independientemente de su filosofía de limpieza profunda, hay un elemento en su casa que puede estar olvidando: ¡el cabezal de la ducha! Limpiar un cabezal de ducha no es algo en lo que pensemos con demasiada frecuencia, ya que rara vez está en contacto con algo más que el agua que rocía.

Sin embargo, si no se controla, el cabezal de la ducha puede acumular una acumulación significativa de bacterias, moho, depósitos minerales y otra suciedad que puede obstruir el flujo de agua y evitar que se limpie al máximo. Deshacerse de cualquier bacteria y suciedad potencialmente dañina es bueno no solo para su salud, sino que también ayuda a que sus accesorios funcionen como deberían. Además, ¿a quién no le gusta un baño limpio?

Es una buena idea limpiar el cabezal de la ducha con regularidad además de hacer una limpieza profunda cada pocos meses. Sabemos que puede sonar optimista, ¡pero prometemos que valdrá la pena! Hay un par de técnicas diferentes de limpieza de cabezales de ducha que puede seguir, todas las cuales dan prioridad a los remedios naturales sobre los productos químicos. Los enumeramos a continuación con algunos consejos sobre las mejores prácticas.

¿Con qué frecuencia necesita limpiar un cabezal de ducha?

La frecuencia de limpieza del cabezal de la ducha depende de su preferencia personal, el uso de la ducha y la antigüedad del accesorio. Para las casas más antiguas con cabezales de ducha instalados hace mucho tiempo y usados ​​durante muchos años, querrá comenzar con una limpieza profunda hasta que haya eliminado toda la acumulación de minerales y la suciedad.

Como regla general, haga una limpieza inicial, sin quitar el cabezal de la ducha, cada dos semanas. Si tiene una rutina de limpieza, puede incorporar la limpieza del cabezal de la ducha en ese proceso. Luego, para una limpieza más profunda, que puede o no implicar quitar el cabezal de la ducha, una vez cada tres meses más o menos debería ser suficiente.

Suministros que necesitará

Si bien es posible que ya tenga a mano productos de limpieza para el baño, cuando se trata de limpiar el cabezal de la ducha, todo lo que realmente necesita es un poco de vinagre blanco, bicarbonato de sodio, un cepillo y agua.

Como hay varias formas diferentes de limpiar los cabezales de ducha, que van desde la más rápida hasta la más intensiva, aquí pondremos una lista completa de suministros en caso de que elija hacer todo lo posible:

  • vinagre blanco
  • Bicarbonato
  • Cepillo de dientes
  • Botella de spray
  • paño suave o toalla
  • Esponja
  • Bandas elásticas, cuerdas o lazos retorcidos
  • Bolsa de plástico (o algún tipo de bolsa que no absorba líquidos y no gotee)
  • Balde, jarra o recipiente (lo suficientemente grande como para sumergir completamente el cabezal de la ducha)
  • Un palillo de dientes, un imperdible u otra cosa delgada que se pueda usar para sacar la suciedad de los orificios del cabezal de la ducha.
  • Guantes de goma
Post relacionado  8 mejores productos de refuerzo de la inmunidad para probar

Técnicas para limpiar su cabezal de ducha

Como se mencionó, hay varios métodos para elegir para limpiar un cabezal de ducha. Prueba uno, prueba todos; ¡depende totalmente de usted y de las exigencias de su situación particular!

Tenga en cuenta que si el cabezal de la ducha es más nuevo o ya lo limpia con regularidad, no es necesario quitar el cabezal de la ducha para limpiarlo hasta más adelante. Sin embargo, para acumulaciones más significativas de minerales y suciedad, o si el cabezal de la ducha parece obstruido, será necesario quitarlo para lograr una limpieza más profunda posible y destapar cualquier residuo profundo.

Consejos antes de empezar

Aquí hay algunos consejos rápidos para asegurarse de que los pasos que está tomando ayuden, no dañen, su cabezal de ducha.

  • Si el cabezal de la ducha tiene un acabado dorado, de latón o con revestimiento de níquel, no debe dejar ninguna solución de vinagre durante más de 30 minutos a la vez para evitar que se deslustre.
  • Los cepillos de cerdas duras funcionan bien para quitar la suciedad de la parte de la boquilla del cabezal de la ducha, aunque ten cuidado de no frotar la superficie exterior con demasiada fuerza para evitar que se raye. También puedes usar una toalla o una esponja suave en lugar de un cepillo para la parte exterior.
  • Puede ser una buena idea usar guantes de goma para proteger tus manos, especialmente si tienes la piel sensible.

Cómo limpiar un cabezal de ducha: la limpieza básica

Puedes hacer esto en solo unos minutos. Funciona de manera rápida, efectiva y debería ser seguro para todo tipo de cabezales de ducha. (Si su cabezal de ducha tiene un acabado más exclusivo o si le preocupa que se manche, es una buena idea consultar el sitio web del fabricante para saber qué hacer y qué no hacer con respecto al mantenimiento).

Paso uno: mezcle una proporción de 1: 1 de vinagre blanco y agua en una botella con atomizador. Rocíe sobre el rociador de la ducha, concentrándose especialmente en las boquillas por donde sale el agua. Deje reposar el vinagre durante unos cinco minutos.

Paso dos: use un cepillo de dientes u otro cepillo pequeño para eliminar la suciedad, los restos de jabón y cualquier acumulación o residuo. También puedes usar una toalla para limpiar y pulir el cabezal de la ducha. Si hay suciedad en los orificios de las boquillas, los palillos funcionan bien para aflojar un poco.

Paso tres: enjuague bien vertiendo agua sobre el accesorio y abriendo el agua de la ducha para limpiar los agujeros de residuos sueltos y vinagre. Repita los pasos según sea necesario hasta que esté limpio.

Post relacionado  ¿El aceite de CBD ayuda a los perros con demencia?

Este es un método excelente para limpiar el cabezal de la ducha con regularidad. El vinagre blanco ayudará a desinfectar y matar algunas bacterias, mientras que las cerdas finas del cepillo de dientes limpiarán los depósitos minerales obstruidos.

La limpieza básica 2.0

¿Tienes un poco más de suciedad en el cabezal de la ducha que no sale con solo usar vinagre? Prueba esto.

Paso uno: mezcle ¼ de taza de bicarbonato de sodio con un poco de agua tibia en un tazón pequeño o una taza para crear una pasta. No debe ser demasiado espeso, ni demasiado líquido. La cantidad de bicarbonato de sodio y agua no necesita ser precisa. Puede agregar más o menos de ambos, dependiendo del área de superficie de su cabezal de ducha.

Paso dos: aplique la mezcla al cabezal de la ducha con un cepillo, un trapo o una esponja. Fíjate especialmente en las boquillas por donde sale el agua y las zonas del borde del cabezal que están sucias. Deje reposar por no más de 30 minutos y luego frote suavemente con un cepillo de dientes.

Paso tres: enjuague bien, abra el agua de la ducha y vierta agua sobre la parte superior del accesorio, según sea necesario. También puede usar un palillo de dientes o un imperdible con cuidado para quitar cualquier suciedad en los orificios de la boquilla. Use un paño seco para limpiar y agregue un toque de esmalte.

Puede hacer esto como parte de su rutina de limpieza regular o como una limpieza un poco más intensiva cada pocas semanas. El bicarbonato de sodio alcalino ayuda a disolver el calcio y otros depósitos minerales en el cabezal de la ducha.

También puede sustituir el agua con vinagre blanco en la solución para mayor poder de limpieza, en un proceso conocido como descalcificación. Si realmente está buscando descalcificar (eliminar las incrustaciones de minerales y otra escoria) de la cabeza de la ducha, querrá probar uno de los métodos de limpieza profunda a continuación.

Cómo limpiar un cabezal de ducha: la limpieza profunda

¿Buscas una limpieza realmente profunda de tu cabezal de ducha? Haga esto varias veces al año, dependiendo de qué tan sucio esté el cabezal de la ducha, para eliminar la cal, la acumulación y las bacterias.

Paso uno: llene una bolsa de plástico del tamaño de un galón (¡que no se derrame!) con unas cuantas tazas de vinagre blanco, lo suficiente para que el cabezal de la ducha pueda sumergirse completamente en ella. También puede mezclar aproximadamente ¼ de taza de bicarbonato de sodio, que burbujeará y agregará un toque de poder de limpieza.

Paso dos: sujete la bolsa alrededor del cabezal de la ducha con bandas elásticas o un tipo de lazo para mantenerla segura. El cabezal de la ducha debe estar completamente sumergido. Si el vinagre se derrama por la parte superior de la bolsa, ¡vacía un poco para que no se ensucie!

Post relacionado  Los beneficios del hamamelis para el cabello y el cuero cabelludo

Paso tres: deje que el cabezal de la ducha se empape en el vinagre entre 30 minutos y toda la noche. (¡Solo asegúrese de no hacerlo durante más de 30 minutos si el acabado es de latón, oro o niquelado!)

Paso cuatro: retire la bolsa y enjuague el exterior de la lámpara con agua tibia o caliente. Asegúrese de abrir también la ducha y déjela correr durante un minuto para despejar las boquillas.

Paso cinco: termine limpiando con una toalla. Si se acumulan muchos desechos, durante el proceso de enjuague puede usar un cepillo de dientes o una esponja (¡no uno que usará para lavar los platos después!) para aflojarlos.

La limpieza ultra profunda

Si te preguntas cuál es la mejor manera de limpiar un cabezal de ducha, podría ser esta. Es minucioso, destapa los chorros de rociado bloqueados y elimina los depósitos minerales y otra suciedad de las profundidades del cabezal de la ducha. Como esto es más intensivo, no hay necesidad de hacerlo más que unas pocas veces al año.

Paso uno: retire el cabezal de la ducha desenroscándolo o usando una llave (no alicates, ya que pueden dañar el acabado de la superficie). Tenga en cuenta que no está quitando todo el accesorio de la pared, sino solo el cabezal de la ducha del brazo. Este proceso puede ser complicado si el cabezal de la ducha está muy sucio; si tiene problemas, comience con el método de vinagre mencionado anteriormente para eliminar la suciedad de la superficie y facilitar la eliminación. Mire este video sobre cómo quitar el cabezal de la ducha si está buscando pasos más detallados.

Paso dos: enjuague el interior y el exterior del cabezal de la ducha bajo un grifo. Puede usar un cepillo de dientes con un poco de vinagre o la pasta de bicarbonato de sodio para eliminar el exceso de residuos. Use un palillo de dientes o un imperdible para destapar también los orificios de las boquillas. Estas cosas hacen que los siguientes pasos sean más efectivos.

Paso tres: en un balde o jarra, mezcle 4 tazas de vinagre blanco, ½ taza de bicarbonato de sodio y 1 taza de agua tibia. Ajuste estas cantidades según sea necesario para obtener suficiente solución para sumergir completamente el cabezal de la ducha. Ah, y es posible que haya leído en otra parte que puede mezclar jabón para platos o de Castilla aquí, ¡aunque el jabón y el vinagre no se mezclan bien al limpiar!

Paso cuatro: sumerja el cabezal de la ducha en la solución y déjelo reposar entre 30 minutos y varias horas. Esto ayuda a eliminar la cal y otras acumulaciones incrustadas en el cabezal de la ducha.

Paso cinco: enjuague bien con agua tibia o caliente. Limpie y pula con un paño suave. Vuelva a colocar el cabezal de la ducha en el resto del accesorio.

Limpie profundamente su hogar de manera sostenible

A pesar de lo tentadores que pueden ser esos productos de limpieza químicos debido a su potencia anunciada, muchos métodos naturales funcionan igual de bien en situaciones cotidianas. Ya sea que esté limpiando el cabezal de la ducha con vinagre, fregando la tina con un limpiador de baño a base de plantas o simplemente haciendo tareas regulares como lavar la ropa, creemos en el poder y la necesidad de la conciencia ecológica en el hogar.

Deja un comentario